Summarize

La crisis alcanza tanto a hombres como mujeres.

Profesionales del Centro de Estudios Especializado en Trastornos de Ansiedad (CEETA) emitieron un informe sobre el estrés y el consecuente aumento de los trastornos de ansiedad generados a partir de la crisis económica que atraviesa Argentina y la gran incertidumbre por el futuro.

Según la Lic. Gabriela Martínez Castro, directora del CEETA, "las personas que tenían algún trastorno de ansiedad y lo conocían, en este momento, ven que se exacerba y empeora. ¿Por qué? Porque para sufrir un trastorno de ansiedad hacen falta tres factores:
 

  • Uno: genético-cultural, que quiere decir que mamá y/o papá han sido personas ansiosas y/o muy protectoras.
  • Segundo factor es la predisposición de la persona
  • El tercero, el factor de estrés o estresor.

En relación al tercer factor, el complejo escenario económico podría funcionar ahora como detonante para muchas personas con esta predisposición. El término técnico para este tipo de estímulos es "estresor desencadenante" y pueden generar un abanico de reacciones.

EJEMPLOS DE TRASTORNOS
Cabe mencionar, por ejemplo, que los trastornos de ansiedad incluyen a los ya conocidos ataques de pánico, al trastorno de ansiedad generalizada e incluso la fobia social.

"La ansiedad es una emoción relativa al futuro y no está mal tenerla. Tiene que ver con la respuesta a amenazas que podrían ser incontrolables. Pero cuando la ansiedad se va de nuestro control y nos produce síntomas como irritabilidad, trastos en el sueño o en la alimentación, cansancio desmedido, dolores de estómago, etc, ahi es momento de consultar a un profesional e iniciar un tratamiento", continúa Martínez Castro.

EL PRESENTE
"En este momento, estamos recibiendo muchísima gente con este tipo de trastornos, derivados por médicos, por iniciativa propia o por indicaciones de las guardias médicas a las que van por cuadro de ansiedad extrema que puede ser un ataque de pánico", asegura Martínez Castro.

 

  • En que en los últimos tres meses, la ola de consultas ha aumentado.

"Sólo basta con prender la televisión y ver las variaciones del dólar, o recibir una factura de servicios, o ir al supermercado y ver el aumento de las cosas o directamente que falta mercadería. Y la tecnología recrudece todo este tema con las cadenas (muchas veces falsas) de whatsapp o publicaciones en las redes sociales. Esto deriva en que  aquellas personas con tendencia a sufrir trastornos de ansiedad, vea agudizado su cuadro", indica la Lic. Martínez Castro, especialista en trastornos de ansiedad.

Si bien los más afectados son aquellas personas que tienen una predisposición a padecer este tipo de trastornos, es muy probable que “gente que no tiene predisposición a padecer trastornos de ansiedad desarrolle probablemente un cuadro de estrés importante, porque lamentablemente nadie escapa a este tipo de factores donde la economía sostiene los hogares y en estos momentos nadie sabe "a dónde va a ir a parar todo" como dice más de uno”, aseguró Martínez Castro.

  • La crisis alcanza tanto a hombres como mujeres.

Si bien son estas últimas las que llevan las de perder, debido a que les juega en contra la sobrecarga de roles y el tema hormonal. Igualmente acuden a las consultas tanto hombres como mujeres en igual medida.

TRATAMIENTOS

Según Martínez Castro las personas que sufren este problema, antes que todo, no deben perder la calma e intentar afrontar la situación de la manera más realista posible, entendiendo que una crisis económica no es para siempre ni terminal y que vendrán tiempos mejores.

También se debe trabajar sobre los pensamientos negativos, que pueden dar lugar a un trastorno de ansiedad.

Por otra parte, en casos más severos, la licenciada sugiere someterse a un tratamiento de tipo breve, cognitivo-conductual, en el que se trabaja focalizadamente y se ven resultados en cortos períodos de tiempo.

Dependiendo la situación se puede acudir a una interconsulta psiquiátrica, con el fin de suministrar al paciente pequeñas dosis de medicación, pero con le objetivo de retirarlas al corto plazo.

  • El fin de este tratamiento es devolver en pocos meses al paciente la calidad de vida que antes tenía.

Comentarios