Summarize

Los primeros resultados de los ensayos clínicos no suelen ser tan buenos como parecen.

Cuando alguien padece una enfermedad crónica, bien puede poner sus esperanzas en los tratamientos de los ensayos clínicos que, al principio, muestran resultados positivos.

Sin embargo, esos resultados posiblemente sean exagerados en 1 de cada 3 de los primeros ensayos clínicos, informa un nuevo estudio dirigido por Mayo Clinic y publicado hoy en Mayo Clinic Proceedings.

“Se encontró el fenómeno de la exageración de los primeros resultados en la altísima cantidad de 37 los estudios revisados. Médicos y pacientes deben tener cuidado con las primeras evidencias de los ensayos clínicos, porque la exageración de los resultados puede llevar a abrigar falsas esperanzas y a posibles efectos nocivos”, comenta el Dr. Fares Alahdab, autor principal del estudio y médico que realiza un fellowship en investigación en el Centro de Práctica Basada en Evidencias de Mayo Clinic.

El Dr. Alahdab y su equipo de investigadores, dirigidos por el médico director del centro, el Dr. M. Hassan Murad, revisaron miles de artículos de estudios publicados en las 10 principales revista médicas generales y aplicaron factores de impacto, que son un sistema de clasificación aceptado a nivel internacional para las revistas científicas. Recopilaron 70 artículos sobre metanálisis publicados durante un período de 8 años y medio (1 de enero de 2007 a 23 de junio de 2015), que incluían los resultados de 930 ensayos clínicos.

Descubrieron que en el primer o en el segundo estudio (según el año de publicación) se informaba acerca de un efecto 2,67 veces mayor del finalmente mostrado en las publicaciones de los ensayos subsiguientes.

El equipo se concentró en los ensayos clínicos que evaluaban fármacos o dispositivos para tratar afecciones crónicas, o sea, aquellas enfermedades que normalmente no pasan con el tiempo, como el cáncer, los accidentes cerebrovasculares, la cardiopatía, la diabetes y la enfermedad renal.

“Los pacientes generalmente padecen más de una afección crónica, por lo que, junto a sus médicos, buscan la información procedente de estudios sobre nuevos tratamientos. Esas personas necesitan saber que el primer efecto observado en los ensayos quizás no se mantenga y que el tiempo lo haga más modesto”, anota el Dr. Murad.

“Para algunas personas, este mensaje tal vez se contraponga a la innovación; pero es todo lo contrario, puesto que recibimos a los nuevos tratamientos con brazos abiertos. Tan solo queremos que la gente sepa que el beneficio observado en la práctica real, es decir, al administrar el tratamiento a gente con diversas comorbilidades y en diferentes contextos, quizás sea menor que el observado en los primeros ensayos clínicos”, explica el Dr. Murad.

El equipo investigativo espera que al publicar los primeros resultados de los ensayos clínicos, sus colegas en la investigación consideren la posibilidad del efecto Proteo, nombre frecuente para el fenómeno de una exageración precoz seguida por resultados más modestos con el transcurso del tiempo. El equipo investigativo espera que sus colegas moderen sus palabras para evitar levantar un falso optimismo.

El estudio es parte de un trabajo de síntesis del conocimiento llevado a cabo en el Centro para la Ciencia de Brindar Atención Médica Robert D. y Patricia E. Kern de Mayo Clinic. El Dr. Murad dirige allí el Programa de Síntesis del Conocimiento y también presta sus servicios en medicina preventiva de Mayo Clinic. Su grupo lleva a cabo revisiones sistemáticas, como la realizada en este estudio, en las que recolecta, valora y resume la evidencia existente sobre un tema. Los resúmenes de esas evidencias ayudan a pacientes, personas que desarrollan pautas y demás partes interesadas a tomar decisiones coincidentes con las mejores evidencias disponibles.

(Fuente: Clinica Mayo) 

Comentarios