Summarize

Si se la se cuida de manera adecuada, puede acompañarnos mucho más de lo que se piensa. 
 

(www.neomundo.com.ar) Mantener un equipo saludable y limpio es necesario no sólo para que el mismo funcione en forma correcta, sino por una cuestión higiénica. Polvo que se acumula y que tapa las rejillas de ventilación, pudiendo ocasionar un sobre-calentamiento de la notebook, pedacitos de fibras que se meten entre las teclas e impiden su bien funcionamiento, son sólo dos meros ejemplos de lo que puede ocurrir.

Para la empresa Acer, que brinda los consejos, la notebook o laptop no es para siempre, tiene un tiempo de vida y uso limitado antes de cambiarla por una más moderna y actualizada. Sin embargo, si se cuida de manera adecuada, puede acompañarnos mucho más de lo que se piensa. Veamos qué se debe y qué no hacer a la hora de darle mantenimiento a nuestra computadora y estas son algunas de sus sugerencias.

  • Un paño seco de microfibra, alcohol, aire comprimido e hisopos son tus instrumentos de trabajo esenciales. Más barato, imposible.

Comencemos de adentro para afuera, de lo contrario, al final deberás volver a limpiar la parte externa. Hay dos tipos de usuarios, los que cuidan su equipo, lo limpian con regularidad y lo suelen mantener a salvo de los peligros más extremos, y los que tienen mascotas, no suelen limpiarlo y van con su equipo de un lado a otro sin notar el polvo que se acumula en él. Para los primeros, tenemos algunas recomendaciones. Para los segundos, la mejor opción es llevarlo a un taller donde le hagan una limpieza profunda.

Los primeros no necesitan abrir su laptop. Pueden comenzar con bombardeos breves de aire comprimido en todas las grietas y hendiduras, incluyendo teclado, ventilación y puertos USB. Luego, es hora de pasar al exterior. Aquí lo recomendable es tener paciencia. La primera regla: nunca pases un producto de limpieza directo sobre el equipo, sino a través de la microfibra. Con el paño de microfibra e hisopos con poco alcohol podrás recorrer los espacios que hay entre las teclas y remover toda la suciedad.

Para la pantalla, reserva un paño seco de microfibra y evita cualquier producto. ¡Que no se te ocurra usar una toalla o un pañuelo de papel! Presionando suavemente la pantalla, limpia siempre en una dirección. En situaciones más difíciles, como marcas de dedo que no se quitan, entonces apaga la pantalla e inténtalo humedeciendo el paño de microfibra con agua filtrada o destilada. El proceso es sencillo: apaga tu laptop, retírala de la corriente, toma tu paño humedecido y limpia suavemente la zona afectada de la pantalla.

Comentarios